En Sepultura desean seguir creciendo como recolectores de hierbas y productos forestales

En Sepultura, villorrio ubicado a orillas del camino, hay un grupo de entusiastas recolectores que decidieron capacitarse durante un año, para fortalecer su organización -hoy denominada Yerba Luna-, mejorar las prácticas de recolección y posterior comercialización de los productos que recogen en suelo agrícola y predios forestales. Un trabajo enriquecedor que desarrollaron junto a la entidad TAC (Taller de Acción Cultural) y ARAUCO. 

Susana Romero es integrante de la directiva del Comité de Recolectores Yerba Luna. Es oriunda de Santiago, lleva dos décadas en Sepultura, y si bien la actividad de recolección de hierbas y productos forestales no maderables, en general, la vienen desarrollando desde hace años, comenta que ahora se sienten mejor preparadas para desarrollar esta labor.

“Esto ha sido muy importante porque uno aprende a organizarse, a ayudarse y a aprender uno del otro. Vamos todas aprendiendo en grupo lo que es mejor para este trabajo”, señaló, al tiempo que valoró la dedicación y compromiso de ARAUCO.

Actualmente, el grupo Yerba Luna está compuesto por 11 recolectores, de los cuales sólo dos son hombres. La variedad de productos a recolectar es amplia. En esta zona se encuentran en abundancia hierbas como ruda, paico, menta, melisa, san juan, diente de león, rosa mosqueta y hasta hongos comestibles.

Rodrigo Neuenschwander, Jefe de Asuntos Públicos de Arauco, dio cuenta de la importancia que tiene este tipo de programa de apoyo para los recolectores. “Apoyar  el desarrollo de su oficio a los grupos de recolectores y recolectoras de productos forestales no maderables como hojas y hierbas medicinales y hongos en el Maule ha sido, es y será muy relevante para Arauco. Apoyando su permanente capacitación, adquisición de técnicas para mejorar la calidad y la creación de nuevos productos, articulando nuevas redes de contacto para acceder a nuevos clientes, entre otros, ha sido un foco que hemos puesto para acompañarlos y ayudarlos”, argumentó.

Neueschwander explicó que son varios los grupos que han conocido del apoyo de la compañía. Es así como actualmente se está trabajando en la zona precordillerana de San Clemente, en el secano interior,  en San Javier, y el secano costero, en Constitución.

“El grupo Yerba Luna de Sepultura, San Javier, es un ejemplo de motivación, entusiasmo y seriedad para asumir desafíos cuando se trata de unir y articular  esfuerzos para mejorar este oficio tan vinculado a las plantaciones forestales. Nos pone muy contentos ser parte de su proceso de desarrollo”, concluyó.

Noticias Relacionadas

Construcción de sistema de agua potable para Santa Olga muestra más de un...

Julio 2018

Ver más

Con trabajo conjunto, comunidades, empresas y organismos públicos se unen ...

Diciembre 2017

Ver más

El helicóptero de combate de incendios más grande del mundo vuelve a Chile

Diciembre 2017

Ver más